Ondas de calor, sequias y tormentas, producto del cambio climático

La devastación ambiental es un hecho comprobado por la comunidad científica mundial, para los expertos los desastres ambientales que están ocurriendo en todo el mundo son una prueba contundente de que es urgente tomar cartas en el asunto, antes de que sea demasiado tarde.

El aumento en intensidad y frecuencia de las sequías, inundaciones, tormentas, tsunamis, incendios forestales, brotes de plagas, epidemias, y muchos otros desastres están relacionados directamente con el cambio climático, producto de la actividad humana y del sistema de producción capitalista.

La sequía que azota buena parte de Hidalgo, se ha visto reducida por las lluvias de los últimos días que causaron deslaves, inundaciones y hasta socavones; sin embargo, las presas del estado continúan con niveles muy bajos, lo que pone en riesgo a la población, este ejemplo se reproduce en todo el mundo a niveles extremos.

La ola de calor que azota la costa pacífica de Estados Unidos y Canadá ya ha cobrado la vida de al menos 200 personas en ambos países, mientras tanto, en Japón las fuertes lluvias han ocasionado el deslizamiento de montañas y en Europa las tormentas han terminado con pueblos enteros, con el terrible deceso de más de 125 personas en  Alemania, Bélgica y Países Bajos.

De regreso a nuestro país, en el pasado mes de abril, la UNAM declaro oficialmente extinto el glaciar del “ayoloco” uno de los últimos que quedaba en México. En la región de los Alpes Suizos ocurre algo similar, ya que con el deshielo de los glaciares se han creado cientos de nuevos lagos, perdiéndose tan solo en el último año, un 2% de la extensión de los glaciares suizos.

Por lo anterior, la canciller alemana Angela Merkel hizo un llamado a la comunidad internacional para apurarse en la lucha contra el cambio climático.

Joshua Llanos