La OMS define oficialmente al COVID-19 como enfermedad persistente

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó al post covid como enfermedad persistente.

Esta patología suele aparecer «normalmente tres meses después del inicio del COVID-19». «Los síntomas duran al menos dos meses y no pueden explicarse por un diagnóstico alternativo», ha explicado la doctora Janet Díaz, jefa de gestión clínica de la OMS.

La mayoría de los pacientes que padecen COVID-19 se recuperan completamente, aunque algunos sufren «efectos a largo plazo en su organismo, en los sistemas pulmonar, cardiovascular y nervioso, así como efectos psicológicos».

Puede producirse con independencia de la gravedad inicial de la infección, se dan con mayor frecuencia en mujeres, personas de mediana edad y los que mostraron más síntomas inicialmente.

Esta es la definición de COVID-19 como persistente, según la OMS: «La afección pos-COVID-19 se produce en individuos con antecedentes de infección probable o confirmada por el SARS-CoV-2, generalmente tres meses después de la aparición con síntomas que duran al menos dos meses y que no pueden explicarse por un diagnóstico alternativo.

Los síntomas pueden ser de nueva aparición, tras la recuperación inicial de un episodio agudo de COVID-19, o pueden persistir desde el inicio de la enfermedad. También puede haber recaídas con el tiempo.

La doctora Díaz ha descrito a nueva definición como «un importante paso adelante» para estandarizar el reconocimiento de los pacientes con esta condición y ha afirmado que la OMS espera que «ayude al personal médico y sanitario a reconocer a los pacientes y a comenzar con los tratamientos e intervenciones adecuados y a tener claros los caminos a tomar».

Existen varias pruebas para detectar la infección inicial por COVID-19, pero no hay ninguna para detectar esta afección posterior, y aún no está claro qué lo desencadena en los enfermos.

Yolanda Valle

Riesgo de muerte por COVID-19 baja 50% con fármaco de AstraZeneca