Matrimonio gay adopta a dos hermanas para evitar que sean separadas

Un matrimonio gay tenía contemplado en un inicio adoptar a un niño pequeño, de 0 a 5 años, un rango de edad que es difícil de adoptar por diversos motivos.

Se trata de Aníbal Bagnato y Gabriel Ayala, una pareja de Argentina con diez años de casados.

Aníbal menciona que le dijo a su pareja que tenían 45 años, la edad sería un problema ya que, en lugar de padres de sus hijos, parecerían sus abuelos, así que decidieron ampliar su rango de edad para adoptar a niños más grandes.

La pareja quedó convencida cuando el juzgado les compartió el caso de dos hermanas de la provincia de Buenos Aires, Agustina de 7 años, y Camila, de 11. El problema es que Camila, por cuestiones de edad, enfrentaba la certeza de ser trasladada a otro sitio, apartada de su hermana.

Mencionan que el primer encuentro fue un éxito; Gabriel y Aníbal decidieron seguir adelante con la adopción, un proceso con múltiples trámites burocráticos, pero que después de varios meses, finalmente rindió frutos:

“La jueza nos contó que las chicas dijeron que se sentían muy bien con nosotros y que se querían ir a vivir con nosotros. Yo no podía parar de llorar”, contó Aníbal.

Aníbal y Gabriel viven juntos desde hace 24 años, pero con la aprobación del matrimonio igualitario en Argentina hace diez años, se casaron. Recuerdan que tener hijos fue más complicado: “Somos una pareja gay y es una utopía llegar a formar una familia, no es imposible, pero no es fácil”, dijo Aníbal.

“La relación se afianzó con el tiempo, después de toda la primera fase, que no es fácil, viene la mejor parte. El primer día, Agustina en el hogar dibujó a la familia. Lo hizo a Gabriel, en el medio puso a ellas dos y en el otro lateral a mí. A Gaby le puso ‘papi’ y a mí me puso ‘papá’.” Aníbal recordó entre lágrimas: “Ellos resuelven fácil”.

Actualmente Agustina tiene 14 años y practica gimnasia artística a nivel élite; Camila ya tiene 17 años y juega hockey.

Yolanda Valle