Los balnearios de Hidalgo son la opción favorita para olvidarse del estrés diario.

Existen decenas de balnearios a lo largo de la entidad listos para recibir a sus visitantes con los brazos abiertos, en excelentes condiciones de limpieza y seguridad.

Tan sólo en Ixmiquilpan se encuentran decenas de centros acuáticos, cuatro de ellos de los más destacados del estado: Te-Pathé, Maguey Blanco, EcoAlberto y Dios Padre. Estos cuatro balnearios cuentan con albercas, áreas verdes y toboganes para incrementar la diversión tanto de chicos como de grandes.

La imagen puede contener: texto

La imagen puede contener: 1 persona, exterior

Así mismo, en el municipio de Atotonilco El Grande se localiza Santa María Amajac, conocido por sus albercas de aguas termales, perfectamente adecuadas para la relajación, cuenta con hotel y bar.

La imagen puede contener: árbol, planta, cielo, piscina, exterior, agua y naturaleza

En la zona de Huichapan se encuentra El Pathecito, centro acuático con hotel, zona de camping y toboganes.

No hay descripción de la foto disponible.

El municipio de Cardonal cuenta con dos centros ecoturísticos que se complementan con la belleza natural del lugar, llamados La Gloria Tolantongo y Grutas de Tolantongo en los que además del servicio de albercas, hotel y zona de camping se puede hacer senderismo y visitar las grutas.

La imagen puede contener: planta, árbol, exterior, agua y naturaleza

El Géiser, En Tecozautla, es un parque ecoturístico de aguas termales en el que existe el servicio de albercas, hoteles, spa y zona de camping, pero su particularidad es que tiene un respiradero de volcán en el que se aprecia un espectáculo natural impresionante.

La imagen puede contener: montaña, cielo, puente, exterior y naturaleza

En Hidalgo es común encontrar un balneario cerca de ti o aledaño a tu hogar, también entre los destacados del Estado de Hidalgo se encuentran El Arenal ubicado en Tecozautla, Doxey en Tasquillo, Santa Ana en Tulancingo, Baño Grande en Mixquiahuala, Tlaco en Chilcuautla o Las Lumbreras en Ajacuba.

Autor: Irving Cruz