Nueva sacudida en 7 de septiembre, a cuatro años del más fuerte

El día 7 de septiembre quedó grabado en la historia de México para siempre tras el poderoso sismo ocurrido en el 2017 que dejó afectaciones en diferentes estados del país, principalmente en aquellos ubicados al sur, como Oaxaca, Chiapas o Tabasco.

Ahora, a cuatro años, nuevamente la tierra se volvió a sacudir en el país.

En 2017 a las 23:49 horas la tierra se movió con tal fuerza que se registró un sismo de magnitud 8.2 localizado en el golfo de Tehuantepec, a 133 kilómetros al suroeste de Pijijiapan, Chiapas.

El sismo de aquel 7 de septiembre fue tan poderoso que incluso fue reconocido como el de mayor magnitud en casi 100 años, superado por el que se registró en Jalisco-Colima en 1932.

De acuerdo a información otorgada por el gobierno de México, apenas dos días después del sismo del 7 de septiembre de 2017 se habían registrado 482 réplicas y 15 días después ya eran cuatro mil 326 los movimientos telúricos.

El estado más afectado por el terremoto fue Oaxaca, donde fueron destruidas más de 20 mil viviendas en toda la región y otras 40 mil sufrieron daños.

También otras tres mil escuelas, casi 600 edificios históricos, 60 centros de salud y hospitales, además de 12 mercados fueron destruidos o resultaron con algún daño.

Ahora fue el epicentro en Guerrero, sin daños de gravedad registrados en los primeros minutos tras el sismo.