Esto sucedería en la fase 3 de la pandemia de Covid-19 en México

Este jueves, el Gobierno de México dio a conocer que la fase 3 de la pandemia por coronavirus-19 en nuestro país aún no comienza.

El subsecretario Hugo López Gatell dio a conocer que la jornada de sana distancia podría extenderse hasta el 30 de mayo, con lo que se mantendría la suspensión de clases y de labores no esenciales en la nación.

Además, señalaron que las medidas podrían regionalizarse, por lo que en los sitios donde hay mayores casos se extremarían las medidas.

También se dio a conocer que se podría segmentar la movilidad en el territorio nacional para evitar desplazarse entre zonas de alta o baja transmisión del virus.

¿En qué consiste la fase 3?

Durante esta fase del Covid-19, la propagación del virus será extensa y los contagios se elevarán cada día, por lo que la cadena de contagio será cada vez más difícil de controlar. 

En esta fase las medidas de prevención emprendidas por las autoridades en la fase 2 se verán reforzadas. 

En el peor escenario que contempla la Ssa para esta fase, el cual implicaría que no se hubiese aplicado ninguna medida para controlar la dispersión del virus ni se diera atención a ninguna persona enferma, el Covid-19 infectaría a entre 0.5% y 1% de la población total del país, lo que podría representar hasta 1.2 millones de personas.

Sin embargo, en las condiciones actuales se prevé que pudieran enfermar entre 175 mil y 300 mil personas. De estas personas, se calcula que la minoría requeriría hospitalización en terapia intensiva y que más de 70% de las personas infectadas pudieran estar asintomáticas, lo que quiere decir que solo serían portadoras.

En esta fase 3, también se pide evitar el saludo de beso y abrazo y se suspenden los eventos públicos, además de que se suspenden clases en escuelas donde haya brotes activos, así como las actividades en centros laborales también con brotes activos.

Diversas de estas medidas ya se realizan en este momento.

El mes pasado, López-Gatell señalaba que que las medidas de sana distancia y restringir la movilidad social permitirán entrar a la tercera fase de la pandemia del coronavirus con una curva menor de contagios que requerían hospitalización.