El estadio Hidalgo: testigo de muchas historias

La casa de los Tuzos del Pachuca, el estadio Hidalgo, cumple este 14 de febrero 26 años de historia. Fue aquel día, pero en 1993, cuando el inmueble abrió sus puertas para que miles de aficionados disfrutaran de los partidos del cuadro hidalguense, ya que el aforo en el Revolución era insuficiente.

 

Con el equipo en primera división, los Tuzos necesitaban una casa más grande, por lo que se decidió la construcción del estadio Hidalgo, el cual en seis meses fue erigido por más de mil cuatrocientos trabajadores que cada día fueron forjando la nueva casa del equipo.

 

Aproximadamente 800 toneladas de acero y siete mil metros cúbicos de concreto dieron forma al coloso, corazón de Jal, entre agosto de 1992 y febrero de 1993, cuando llegó la fecha de su apertura.

 

El partido elegido para la apertura de la casa de los Tuzos fue el partido de la jornada 28 de la temporada 1992-1993 en el que recibirían a los Pumas de la UNAM, y que además coincidía con el Día del Amor y la Amistad, por lo que para todos los aficionados de Pachuca es una fecha más que especial.

 

Más de 25 mil espectadores llegaron con una gran emoción aquella tarde histórica para ser testigos de la apertura de su nueva casa, la cual conocieron con un emocionante partido, en el que los Tuzos no pudieron marcar y fue Jorge Santillana, artillero de los Pumas, el que marcó el primer gol del inmueble.

 

Corría el minuto 74 cuando Santillana robó el balón y ganó ante el arquero Silvino Román para conseguir el histórico tanto y dejar su nombre para siempre en la historia. El partido terminó con marcador de 0-2 en contra de los blanquiazules, amargándole la fiesta a toda la Bella Airosa.

A partir de ahí se comenzaron a escribir historias gloriosas, de fracasos, alegres, tristes, con lagrimas de alegría y otras de amargura, las cuales a lo largo de 26 años han hecho del Hidalgo uno de los estadios más importantes del futbol mexicano.

 

Y es que ha sido sede de 20 liguillas del fútbol mexicano, incluyendo 9 finales, además de torneos internacionales como la Copa Sudamericana y la Liga de Campeones de la CONCACAF, y un Mundial de la FIFA, al ser una de las sedes de la copa disputada en México en 2011.

 

Además se recuerdan esas angustiantes tardes en la Primera A, sufriendo los descensos y ascensos del equipo, hasta 1998, año desde el cual se mantienen en la primera división y en el que comenzó la época dorada de Pachuca en su historia.

 

También se recuerdan días tristes como las despedidas a dos de los más grandes ídolos. Tras sus trágicos fallecimientos, Pablo Hernán Gómez en 2001 y Miguel Calero en 2013 recibieron sentidos homenajes y misas de cuerpo presente en el mismo césped donde forjaron sus leyendas, en momentos que se recuerdan con los más amargos del inmueble.

Parte de su historia es también la presentación, el 25 de enero de 1996, del primer grupo de animación del fútbol mexicano. La Barra Ultra Tuza hizo su presentación en aquel partido en las tribunas del estadio Hidalgo, sorprendiendo a millones de aficionados con ese tipo de apoyo hacia su equipo, el cual comenzó a ser replicado en todo el país.

 

Partidos definidos con el famoso A Lo Pachuca, en los últimos minutos de los partidos de forma agónica, como en aquel repechaje del invierno de 1999 en el que Marcelino Bernal anotó un agónico gol ante Morelia para darle el pase a los Tuzos a la liguilla en la que conseguirían su primer título de la historia.

 

Grandes goles han sido marcados en sus porterías, como aquel gol de Christian Giménez en la semifinal de la Liga de Campeones de la Concacaf en 2007 ante el Dynamo de Houston, el gol de atrás de media cancha de Daniel Ludueña o el tanto de tiro libre de Cuauhtémoc Blanco en la final del Clausura 2007.

Además, figuras de talla mundial han pisado su césped, como el Rey Pelé y Hugo Sánchez en la re inauguración estadio en 2004, cuando su aforo fue ampliado para 30 mil espectadores, o Ronaldinho, que jugó con Querétaro en la semifinal del torneo Clausura 2015, además de otros como Blanco, Jared Borgetti, Carlos Hermosillo o José Cardozo, goleadores históricos del fútbol mexicano, o figuras como Emilio Butragueño.

 

Pero no todo ha sido fútbol, ya que también ha sido sede de tres partidos clásicos del fútbol americano entre equipos del Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Nacional Autónoma de México, además de conciertos de artistas como Juan Gabriel y Luis Miguel, además de programas de televisión y una serie que fue grabada en su inmueble, como Club de Cuervos.

https://www.youtube.com/watch?v=YEt44KQFQeE

Así, lleno de historias de jugadores, directivos. Aficionados y todos los que lo han visitado, el estadio Hidalgo continúa escribió más páginas gracias a los Tuzos del Pachuca, esperando que ahora en su 26 aniversario pueda celebrar con un nuevo título nacional o internacional.