Colombiana que visitó Huasca tuvo raras experiencias con los duendes

Los duendes son considerados espíritus de la naturaleza, y en Hidalgo hay varios lugares donde se cuentan historias de ellos, sobretodo en Huasca de Ocampo.

En este pueblo mágico tienen un museo, ubicado en un singular lugar de este municipio y que recibe cientos de visitantes para conocer más de estas criaturas de tamaño pequeño.

Así lo hizo una turista colombiana, que llegó a este sitio para saber de estos seres, aunque después le sucedieron diversas cosas.

Ella compartió a través de redes sociales su experiencia tras adquirir tres duendes en el lugar: uno para la suerte, otro para la salud y uno más para el trabajo.

Lore, la chica que compartió la historia, comentó que al visitar el museo de los duendes sintió una vibra especial, y después al llevarlos a su casa comenzaron a suceder cosas que le hicieron creer todo lo que le habían contado en este sitio.

Aquí te dejamos la historia que ella escribió:

Fuera de chiste, me traje de un pueblo mágico de México llamado Huasca 3 duendes: para suerte, salud y trabajo. Ustedes no saben el problema que fue sacarlos y todo lo que nos pasó en este apartamento. Moraleja: no lleven duendes a sus casas.

Huasca es un pueblo que queda a 2 horas de CDMX, se conoce como pueblo mágico porque «tiene atributos simbólicos, leyendas, historia, hechos trascendentes…»

Donde los compramos es un lugar llamado el Museo de los Duendes, el lugar es muy particular y tiene su «magia» para llegar se va por una recta en la que hay un solo tipo de árboles pero cuando estás cerca toda la vegetación cambia como en la segunda foto.

De hecho nos decían que si tomabamos fotos a los árboles podíamos ver sus caritas, pero creo que eso ya aplica como una pareidolia. En el lugar habían muchas figuras de duendes cada uno con un propósito diferente.

Y para resumirles lo del lugar habían duendes para dejar algún vicio, para la fertilidad, para la fortuna, etc. Mucha gente enviaba cartas de agradecimiento a los duendes por los favores recibidos. Habían fotos y hasta dejaban el pelo cuando los duendes se los trenzaban. Raro?

Y ahí fue donde compre los 3 duendes. Un datico extra el señor que nos transportó en México nos contó que la esposa era muy creyente de los duendes y tenían algunos en la casa que les ponían dulces y monedas «para tenerlos contentos»

En fin, éste era el mío el de la «suerte» le armé una especie de altarcito con dulces y monedas. Cada duende tenía un cuarzo, luego entendería el por qué. A los otros 2 no les tomé fotos pero en tamaño y forma eran lo mismo cambiaban mucho solo el color y la posición.

Los primeros días fueron de sorpresa era real que si le pedías algo te lo cumplía, eso sí, debías siempre pagarle con un dulce o dinero. En mí caso empezaron a perderse cosas, cosas que tenía a la mano y de un momento a otro se desaparecían.

En medio de mi escepticismo (o susto) se lo atribuía a mi cabeza pero le ofrecía algo al duende para que aparezca y no les miento que en menos de 10 segundos las cosas «aparecían» así de la nada en un lugar en el que había acabado de buscar. Hasta ahí normal, hasta gracioso era

Un día mi señora madre «se perdió» algunos saben que ella tiene amnesia anterograda (obvio los duendes no se la llevaron) después de buscarla por horas en medio de la desesperación se me ocurrió pedirle al duende por ella y ofrecerle no una moneda sino un billete grande.

Pues sí señores a los 5 minutos llegó, le di en agradecimiento un billete de 50 y obvio los dulces que los cambiaba siempre por unos más grandes y «finos» y así seguí pidiéndole cosas por unos días.

Después de unos días dejaba de ponerles dulces y dinero, el billete de 50 se lo cambié por uno de 20. A veces mi mamá se les comía los dulces 😂 en fin, se empezaron a enojar.

Las cosas aquí se pusieron feas, en la noche se sentía que caían cosas al piso pero duro, como si tiraras una silla o una mesa y como miedosa no soy siempre me asomaba a ver qué y nada todo en orden. Una noche de esas que sentí que algo caía…

A mi hermana le golpearon la puerta de la habitación 3 veces y amaneció con unos pequeños morados en los brazos. Mi hermana es blanca y mona y en Huasca nos habían dicho que a los duendes les gustan así. Por negra me salve… Pensé 😂😂

Esto fue muy gracioso porque me fui a bañar salí y cuando regrese el rey mago no estaba. Al final le pedí al duende y apareció en el árbol de navidad.

Bueno y así muchas cosas lo grave es que empezaron a esconder las carteras con dinero, mi novio y yo amaneciamos con pequeños rasguños como de uñitas de bebé en las manos y brazos, mi hermana seguía despertando con morados, los ruidos cada vez más seguidos y más fuertes.

Pues buscamos un profesional en vainas del otro mundo. Por esos días yo tenía mucho dolor en la mano y en la espalda pero no era «mico» realmente sentía un peso en los hombros. Y ésta persona nos dice QUE LOS DUENDES VAN TOMADOS DE TU MANO O COLGADOS SOBRE TUS HOMBROS.

En fin, les resumo el final porque me cansé. El señor nos explicó que los duendes son entes, que trajimos 3 entes a nuestra casa que los volvimos poderosos al darles dinero y dulces, sobre todo el mío porque ésta hueva le ponía billetes de 50.

El cuarzo en el duende era para atraer tus energías y transformarlas de acuerdo a tu estado de ánimo. Que la razón de ser de cada uno a medida que pasara el tiempo se iba a voltear hacia lo negativo por ejemplo el de la suerte ruina, el de la salud enfermedad, etc.

El secreto para deshacerse de ellos era buscar una iglesia con 2 puertas. Llevarlos, dejarlos en una y decirles que te esperen que ya regresabas por ellos y salir por la otra puerta. Así lo hice, dejé a los 3. Entre y ore a la virgen por nuestro hogar y salí liberada de duendes

Conclusión si van a Huasca no compren duendes. Mentira no jueguen con cosas que no conocen. No lleven cosas extrañas a sus casas y ya saben si tienen un duende llevenlo a una iglesia con 2 puertas. Fin.

Aquí puedes leer toda la publicación original

Pero esta historia ha traído múltiples reacciones, entre ellas las de una persona de Atotonilco que nos llamó bastante la atención.

En ella cuenta cómo tuvo un duende por amigo cuando era niño y diversas experiencias que le sucedieron.

Te dejamos los mensajes por acá

Y cuéntanos ¿te ha sucedido algo con los duendes?