20 años sin el 20 de Pachuca: Pablo Hernán Gómez

Hace 20 años, el 29 de enero de 2001, perdió la vida trágicamente el ídolo de los Tuzos del Pachuca Pablo Hernán Gómez, en un accidente automovilístico.

El trágico accidente le arrebató la vida al joven futbolista y a su esposa.

Pablo Hernán Gómez, argentino, perteneció a los Tuzos del Pachuca de 1999 al 2001, tiempo en el que demostró su calidad en las canchas, convirtiéndose en ídolo de la afición y artífice del primer campeonato del equipo.

Era el año 2001 y el joven jugador y promesa de los Tuzos se enfrentaba a los contrincantes durante el Torneo Verano, jugando un día antes contra Irapuato, partido disputado en el estadio Hidalgo, de donde salió de cambio en medio de una gran ovación sin imaginar qué sería la última que recibiría.

Tras ese encuentro, Pablo pidió permiso de realizar un viaje, ya que visitaría a su cuñado, el también futbolista Ariel González, en San Luis Potosí. Lamentablemente el regreso no fue con éxito, pues al transitar por carretera de Ixmiquilpan el auto del futbolista se volcó, y el futbolista y su esposa perdieron la vida, mientras que sus hijos salieron lesionados.

Javier Cosalco Pacheco, suboficial de la Policia Federal Preventiva, dio a conocer que el accidente se registró a las 17:40 horas, más tarde a las 18:30 fue confirmado por elementos de la corporación, quienes reconocieron el cadáver de Pablo Hernán.

Además, se dio a conocer que la esposa del argentino había perdido la vida en el accidente, mientras que sus hijos quienes también viajaban en el automóvil, se encontraban con vida y fueron trasladados a un hospital particular de la Ciudad de Pachuca.

Pablo Leandro, hijo mayor de Hérnan Gómez, presentó una fractura y lesiones leves; mientras que Paola Micaela, hija menor, salió completamente ilesa.

Las autoridades que investigaron la causa del accidente explicaron que pudo tratarse de un exceso de velocidad, se cree que el futbolista se encontraba manejando a una velocidad alta, lo que provocó que el carro se volcará a una distancia de 4 metros.

Pablo y su esposa fueron velados en el estadio Hidalgo durante el 30 y cremados el día 31 de enero.

El número 20 fue retirado para siempre en el club y nadie lo ha utilizado desde entonces.

Hoy en día, el legado del joven futbolista de 23 años continúa, incluso su hijo mayor ha seguido sus huellas y amor por el deporte, debutando en Primera División con el Puebla y actualmente elemento del Atlante.

A 20 años, el nombre de Pablo Hernán Gómez sigue muy presente en el corazón y la memoria de la afición de los Tuzos.

 

Frida Cruz

 

Más en Pachuca Brilla Somos de la primera barra… 25 años de la Barra Ultra Tuza