Una mujer indígena, que se traslada todos los días de su comunidad cercana al municipio de Tulancingo, para trabajar en la zona centro de dicho municipio vendiendo productos que ella misma cosecha, con el propósito de llevar el sustento a su casa, fue víctima de abuso de autoridad.

La fémina nunca pensó que a un solo día del festejo del Día de las Madres, hoy sufriera de humillación y prepotencia por parte de un par de empleados de la Dirección de Mercados, de la presidencia Municipal de Tulancingo, quienes le tiraron su mercancía (capulines) y ante esta agresión, la mujer con molestia y con lágrimas en los ojos no tuvo más que recoger su mercancía del piso.

El indignante hecho ocurrió la tarde de este martes, en la zona centro de Tulancingo y que pudo conocerse gracias a una publicación que se viralizó por medio de Redes Sociales, lo que desencadenó el malestar de la ciudadanía en general, por la forma de actuar de estos “empleados”.

Ante la condena generalizada por la conducta de este servidor publico, la ciudadanía pide al presidente municipal Fernando Pérez Rodríguez, el cese inmediato de estos trabajadores plenamente identificados.
Piden al edil municipal que no permanezca indiferente ante los abusos que cometen sus subordinados, como ha sucedido en otras ocasiones.

Incluso pidieron que Derechos Humanos del Estado y la titular de Pueblos Indígenas, Nuvia Mayorga intervenga por esta clara muestra de discriminación, según citaron los cientos de personas que criticaron severamente el actuar de la presidencia de Tulancingo.

nota: Hidalgo noticias