El estadio Hidalgo celebra este 14 de febrero 25 años de historia, en los que ha vivido momentos de gloria y caídas, alegrías y tristezas, historia y olvido, recibido a grandes figuras del futbol y otros ámbitos, convirtiéndose en un sitio importante para la ciudad Pachuca.

Fue el 14 de febrero de 1993 cuando la nueva casa de los Tuzos abrió sus puertas con un partido entre Pachuca y Pumas, el cual ganaron los felinos con marcador de 0-2, siendo Jorge Santillana el primer anotador en el inmueble.

La casa del equipo hidalguense fue forjada durante varios meses por miles de trabajadores, quienes laboraron día y noche para tener lista pronto la nueva sede de los encuentros, con muchas toneladas de concreto y acero que le dieron forma al inmueble que conocemos, mismo que fue remodelado en 2004, convirtiéndolo en uno de los estadios más modernos de América Latina.

En sus primeros años, el Hidalgo recibió la amargura de los descensos de los Tuzos, ora pasar después a la época de gloria en la que se convirtieron en un equipo ganador del futbol mexicano. Pero también ha habido momentos de profunda tristeza, como los sepelios de los ídolos Pablo Hernán Gómez, en 2001, y Miguel Calero, en 2012.

Figuras como Ronaldinho, Javier Zanetti, Jared Borgetti, Oscar Pérez, Emilio Butragueño, Hugo Sánchez, Carlos Hermosillo, entre otros, han disputado encuentros en este terreno de juego, mismo que ha servido para albergar eventos artísticos con presentaciones de intérpretes de la talla de Juan Gabriel y Luis Miguel.

Es mucha la historia que tiene el estadio Hidalgo en este cuarto de siglo de vida que cumple este 14 de febrero, y sin duda cada pchuqueño tiene algún momento en este lugar.