Por Daniel Suárez

La Estación Terrena de Telecomunicaciones ha sido uno de los puntos más importantes de comunicación de la República, se terminó de construir en 1968, momento en que México entró en la era satelital transmitiendo los Juegos Olímpicos de ese año realizados en nuestro país.

Con tráfico telegráfico y de televisión así como transmisión de datos de alta velocidad, las  antenas parabólicas de 32 metros de diámetro y 48 de altura están actualmente en operación con el satélite IS-IVAF-1 y con el satélite Morelos II.

Datos interesantes alrededor de este sitio:
  • México se volvió miembro del consorcio INTELSAT en 1967, iniciándose así en las comunicaciones espaciales.
  • Tras haber ingresado a la red, se decide construir la estación de comunicaciones vía satélite de Tulancingo, en el estado de Hidalgo.
  • Es la primera estación terrena en México, llamada Tulancingo I.
  • Al designarse Tulancingo como la sede de la primera estación rastreadora satelital, la ciudad se convirtió en tema habitual de los diarios de la región, del estado y los nacionales, quienes en sus encabezados nombraban a Tulancingo como la ciudad de los satélites.
  • Tulancingo fue seleccionado por tener 15 condiciones que sólo comparte con Perú en toda Latinoamérica, y que la hacen idónea para un centro de comunicaciones espaciales, ya que se ubica entre una cadena montañosa que la protege de interferencia de microondas, clima seco que evita salitre en los equipos, suelo firme no afectado por terremotos, punto intermedio entre el Golfo y el Pacífico lo que permite tener comunicación con ambos, la cercanía al Distrito Federal, tan solo 90 km, aire limpio, entre otras más.
  • Se eligió un terreno alto, que jamás se inundaría, en la comunidad de Paxtepec, en el municipio de Santiago Tulantepec, que se encuentra en el extenso Valle de Tulancingo.
  • La construcción se proyectaba en un terreno de 50 hectáreas, con un costo de 80 millones de pesos, de ese entonces, y constaría de una antena parabólica de 32 metros, equivalente a un edificio de 12 pisos, colocada en un pedestal de 1500 toneladas, con un reflector de un peso de 500 toneladas.