Una auténtica fiesta vivió Real del Monte este fin de semana con el noveno Festival Internacional del Paste, al que llegaron miles de visitantes de Hidalgo, otros estados de México y hasta del extranjero para deleitar su paladar con la delicia de este platillo.

Las calles del Pueblo Mágico albergaron a las mejores pasterias del lugar, que ofrecieron diversas variedades a los asistentes, siendo el tradicional de papa con carne el más pedido. De acuerdo a los organizadores, más de 20 mil pastes fueron consumidos durante la celebración, que tuvo el domingo su punto  máximo.

La elaboración del Paste más grande del mundo atrajo la atención de los presentes, comenzando pasado el medio día con los maestros pasteros de Real del Monte y de Cornwall, Inglaterra, quienes viajaron para participar, dando forma a la masa y después continuando con el relleno, antes de llevarlo en procesión a la Panadería Roque, donde fue horneado en medio de gran algarabía.

Después de un tiempo, el Paste volvió en procesión al monumento al Minero, donde cientos de personas ya esperaban el momento en el que el paste fuera repartido, midiendo cerca de cuatro metros y más de 300 kilos de peso.

Por la noche, la pirotecnia apareció en el cielo del Real, que con la neblina hizo un gran marco para darle fin a esta celebración al Paste.