El municipio de Huichapan, Hidalgo fue sede del primer grito de independencia, el 16 de septiembre de 1812 encabezado por Andrés Quintana Roo e Ignacio López Rayón.

Fue en la casa conocida como “El Chapitel” ubicada frente a la plaza principal y al Palacio municipal, sitio que cuenta con dos plantas y un balcón en donde se realizó la primera representación del “Grito de Dolores”.

Los festejos habrían iniciado con una descarga de artillería y una vuelta general con es​quilas, unas campanas pequeñas con la que se convocaba a eventos a la comunidad como reuniones, procesiones u otros actos.

Frente al pueblo se exclamó: “…Diremos por primera vez desde este glorioso lugar, lleno de almas grandes, que vamos a seguir en la lucha y que la providencia nos acompañe. ¡Viva la Virgen Santísima de Guadalupe! ¡Viva la Independencia Nacional! ¡Viva Hidalgo! ¡Viva Allende! ¡Viva Abasolo! ¡Y qué vivan los héroes que nos dan Patria y Libertad!
Ese mismo día Andrés Quintana Roo habría dado lectura del manifiesto de la junta suprema de la nación en el segundo aniversario del 16 de septiembre de 1812, en donde se nombra a Huichapan como cuartel general, palacio nacional de América y capital de la misma.
En este mismo acto López Rayón agradeció al pueblo su valiosa participación en la lucha armada, dio especialmente mención a Don Julián Villagrán, y su hijo llamado “Chito”, personajes que encabezaron el movimiento de Independencia en esta región y que finalmente fueron fusilados y decapitados; Chito Villagrán el 14 de mayo de 1813 y su padre el viejo Villagrán, un 21 de junio de 1813.
Desde entonces el día del grito de la Independencia se celebra todos los años a nivel nacional y en Huichapan especialmente con un festejo a lo grande.